Ave salve, Géza Alföldy

dic 10, 2012
Talita

Tarraco, civitas ubi ver aeternum est”. Acertadas fueron las palabras del emperador Adriano calificando a Tarragona como la ciudad de la “eterna primavera”. Y dos mil años después aún sigue cautivando a quien la visita, e invita a volver. Esa magia que desprende Tarraco emana de sus muros antiguos, de los restos arqueológicos que se encuentran por doquier, de sus calles intrincadas que parecen trasladarnos a otra época.

Hace más de cuarenta años tuvo el poder de atraer a Géza Alföldy (1935-2011), un erudito húngaro que dedicó una buena parte de su vida a investigar esta ciudad de la Antigüedad. Su labor académica fue tan ingente y tuvo tanta importancia, que este año la ciudad que tanto amó quiso homenajearle con un destacado evento: “Tarraco Biennal. I Congreso Internacional de Arqueología y Mundo Antiguo. Gobierno y sociedad en la Hispania romana. Novedades epigráficas”. En el anterior se dieron cita, entre el 29 de noviembre y el 1 de diciembre de 2012, especialistas de gran importancia en materia de epigrafía y Antigüedad, con una buena representación de las Universidades españolas y algunas europeas.

El Museo Nacional Arqueológico de Tarragona se unió a este evento cultural con la representación, los días 29 y 30 en horario nocturno, de la actividad AVE SALVE, un trabajo del museo realizado en colaboración con el Colectivo de Teatro “TeclaSmit”. Durante una hora tomaron voz escritos de autores clásicos como Tácito, Platón, Catulo, Juvenal, Cicerón y Séneca, entre otros. Pero también se declamaron historias escritas en la piedra, que son las que más conmueven, como el epitafio en el que una madre lamenta la pérdida de su hijo, un soldado de apenas dieciocho años. Inscripciones como ésta, salvan la distancia que podemos tener con el pueblo romano, y nos hacen darnos cuenta de que no somos tan diferentes en algunos aspectos. Doy por hecho que Alföldy, para quien Tarraco era su preferida, se habrá sentido tremendamente orgulloso de este homenaje organizado por sus amistades, las personas que lo conocieron y pudieron disfrutar de su compañía.

*Comentario de Mª Carmen Delia Gregorio. Educadora de Museos e Investigadora de la Universidad de Zaragoza.

 

1 comentario. Leave new

Pedro Lavado
11/12/2012 10:04

conocí a Geza Alföldy en Heidelberg en 1980. Era un hombre muy simpático. Recuerdo que cuando traté de disculparme por mi alemán, me dijo. ¿Y como cree que lo hablo yo que soy húngaro? Con él y con José Remesal, entonces becario y hoy catedrático de Barcelona organizamos unas conferencias sobre arqueología hispanorromana. Recuerdo los esfuerzos de Pepe y las traducciones improvisadas entre Alföldy y yo. Pero resultó. Un hombre encantador.¡Vaya mi homenaje también!!.
Pedro Lavado

Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>